El clavel es otra de las bellas flores que pueden adornar nuestro jardín, nuestra terraza o nuestro balcón.

Esta planta herbácea, la dianthus caryophyllus, es típica del mediterráneo y en la península ibérica crece salvaje.

Perteneciente a la familia de las caryophillaceae, sus hojas son lineales, angostas, opuestas y envainadoras, más anchas las basales que las caulinares. Mientras que sus flores son vistosas, pedunculadas en panícula o cima laxa, a veces solitarias, de bordes más o menos dentados.

En cuanto a los colores, los más usuales son el rojo, el rosado, el amarillo y el blanco, aunque la gran cantidad de híbridos y variedades presentan diferentes colores y tonalidades.

Necesidades de cultivo de clavel

Temperatura

En cuanto a la temperatura ideal para cultivar claveles diremos que es la que se encuentra entre los 8 y 25 grados, siendo la óptima entre los 15-18 grados durante el día y entre los 10 y 12 grados durante la noche en invierno; y los 21 grados en verano durante el día y los 12 durante la noche.

Iluminación

Debemos asegurarnos que le dé bien el sol, este es un factor muy importante en el cultivo del clave.

Suelo

Requiere suelos arenosos, porosos, fértiles y que drenen muy bien. Aguantan bien la salinidad en el suelo.

Riego

El riego tiene que ser abundante y con buena periodicidad, la necesidad de agual del clavel es muy alta.

Sembrar y cultivar

Sembrar

Las semillas se siembran directamente en el terreno o bien en semilleros para trasplantar posteriormente a un marco de plantación de 25x25 cms.

La siembra se puede realizar durante primavera y otoño. En otoño se podrán sembrar las semillas en lugares cálidos y templados donde el frío no sea intenso. O bien si queremos realizar el cultivo dentro de casa.

Semillas de clavel

Floración

La floración dependerá de la época cuando los hayamos sembrado. Si la siembra se realiza en primavera la floración tiene lugar en otoño. Y si la siembra se realiza en otoño la floración tiene lugar en primavera.

Los claveles, por otro lado, van a requerir pinzamientos: un método de poda que consiste en eliminar los extremos de los tallos o los brotes cortándolos con el índice y el pulgar.

De esta manera conseguiremos que nuestro clavel ramifique y que las primeras flores sean más largas. Pero hay que tener cuidado, si el pinzamiento se realiza muy cerca del suelo, saldrán pocas flores –aunque de muy buena calidad-.

Plagas y enfermedades

Los claveles son plantas bastante resistes a plagas y enfermedades dada su rusticidad, en veranos calurosos habrá que tener cuidado con los pulgones, en caso de que se conviertan en plaga recurriremos al jabón potásico que nos ayudará a combatirlos y a limpiar la melaza depositada por los pulgones en la planta.

Usos

Además de adornar macetas, macizos y borduras tienen empleo como flor cortada. A las flores del clavel también se les atribuyen propiedades medicinales. Desde colirio, hasta calmante o reconstituyente, pasando por su facultad para aliviar dolores de muelas, nervios o trastornos digestivos.

Ahora que ya sabemos todo lo necesario para sembrar semillas de clavel, sólo nos queda disfrutar de nuestro jardín. En un tiempo, veremos el colorido resultado.